09 abril 2011

GRISURA

Grisura, precipicio de lejanos lagos cerúleos, diáfana en su fulgor, se mesa los cabellos
Grisura es pequeña y ofrece amuletos en una calle que palpita a sus pies
Nadie mira de reojo como ella
Grisura cándida y amable, trampa, punto y aparte
Vende, envolvente; viento que enreda, borde cortante
Grisura llama desde su pecho caliente a todos los pájaros rotos,
E irradia contradicciones a sus amantes
Es el sol de la oscuridad, nuestra virgen armada y vigilante
Un día, en mi juventud, la sorprendí pescando en las ruidosas aguas de mi alma
Nadie se lleva el dedo a los labios como ella.
Grisura era mi referencia de la pureza, la mirada más buscada,
La fiel vendedora de sueños sin cortar
Grisura provocará el deshielo en tus ojos, te esperará todas las mañanas
Sonrisa en mano, presta a disparar
Te llevará en la cuesta arriba y te empujará en la cuesta abajo
Grisura, pequeña luna, mis temblores calmarás
Grisura, pequeña diosa, ¿me vendrás a visitar?
Grisura, pequeña florecilla, lo contaste todo, ¿verdad?