15 octubre 2011

MICRORRELATO (3): 300

Trescientos soldados aferrados a sus armas cruzaron lentamente sus miradas, después de observar absortos y callados los cadáveres despanzurrados. Entre un intenso e indefinible olor, un único pensamiento brotó de todo aquel silencio: Ninguno era culpable de nada.