08 diciembre 2005

JOSÉ IGNACIO LAPIDO – DIRECTO INDUSTRIAL COPERA (GRANADA)

Como aventurábamos ayer… o sea, el día del concierto de Motril, esta gira se está consolidando como la mejor de José Ignacio Lapido en su carrera en solitario, y muy cerquita de los momentos más inspirados en la tablas de 091. Todo lo apuntado en Motril se ha visto cumplido con creces, los vacíos han sido debidamente cubiertos, los detalles han aflorado en todo su esplendor. Jugando en casa y con un mes rodando repertorio, el grupo ha sonado crujiente, fluido, brillante, desinhibido; las guitarras conectaron, los teclados aparecieron; de los temas se desprende algo rabioso, relampagueante. Fraseos stonianos, reflejos sureños, afilados resabios de blues, inmediatez clashica. El cambio en la batería se nota, Popi está correctísimo aunque menos contundente que Lomas, que tampoco lo era en exceso, y espero que la reciente deserción del bajista no suponga un lastre para esta buenísima banda de rock`n`roll (al menos tocará en Toledo y Madrid). El hombre del traje gris aprieta los dientes con tino, mientras su Gibson SG de veinticinco años le sonríe más que nunca. La potencia desplegada tuvo el pero de sonar un pelín fuerte, sobre todo los teclados reverberantes (la obsesión de que el órgano se difumine tiene esas cosas). “Sigo Esperando” explotó en todo su colorido, y puede alcanzar un carisma parecido al de “Espejismo nº8”. El inicio de batería de ésta parecía anunciar más bien “Janie Jones”, después, como siempre, los demoledores riffs de guitarra, las entradas y salidas de “Baby Please Don´t Go”, y ese mítico conjuro blues, bien, bien engrasado (¡grabación ya!). A destacar también esos coros a tres voces (“Bellas Mentiras”, “Por sus Heridas”…). La mano de Keith Richards sustituyó a la de Lapido en los comienzos de “Cuando las Palabras Vuelvan del Exilio” y “No Queda Nadie en la Ciudad” (para mí en su lectura más conveniente). “Zapatos de Piel de Caimán” volvió a sonar demasiado fuerte (Dios Mío, ¿quién dejó a Ramoncín acercarse a esta canción?). Celebro, por otra parte, la vuelta de un “En el Laberinto” sincopado en vez de la tralla de un mes atrás. Algo parecido sucedió con “Más Difícil Todavía”, aquí mucho mejor matizada. De los bises destaco el detalle de la interpretación a voz y piano de “Con la lluvia del Atardecer”, un tema que antes sólo había sonado dos veces acompañado de acústicas en momentos muy determinados, nunca en un concierto, y que es una valiente muestra de desnudez vocal de alguien muy poco amigo de hacerlo. Y, por último, los dos bises que nos debía desde aquel concierto motrileño, “Esta Noche” y “Qué Fue del Siglo XX”. Pocas bandas españolas suenan actualmente tan excitantes.

6 comentarios :

Álex dijo...

"Con la lluvia del atardecer" hubiese justificado por sí sola la asistencia al concierto, estoy seguro.

Álex dijo...

A todo esto, una pregunta. ¿El otro muestrario psicocamaleónico se queda colgado, o irás alternando? Lo digo porque al principio pensaba que uno estaba dedicado a recopilar artículos y otro (éste) a dejar caer reflexiones más circunstanciales, pero no sé hasta qué punto es así...

paco dijo...

La mejor gira viene de la mano de su mejor disco. Gustos como colores: este es el mío.

Y digo lo mismo que aquí arriba. ¿Borramos el otro blog de favoritos?¿Seguirá funcionando?

Juanfran Molina dijo...

Creo que esta será mi bitácora, en la otra a lo mejor sigo añadiendo artículos antiguos. Sí, "Clint" estuvo emotivo en esa interpretación, posteriormente intercambié con él unas diecisiete palabras.

Anónimo dijo...

Esperemos que el Maestro consiga algún día el reconocimiento que se merece.
Salud y rock'n'roll

anuka091 dijo...

Se que no digo nada que sea nuevo, ya lo hará el Maestro prontito ¿no? Ojalá fuera en febrero como dicen por ahí las malas lenguas ¿no? seremos positivos ( sin que sirva de precedente ¡jaja!)
Un besito astral y Salud!!